Voleibol, un producto de exportación

viernes, 22 de noviembre de 2019 :: 12:00 p.m.

Luego de cumplir con el país, las voleibolistas Bethania de la Cruz, Bráyelin Martínez, Gaila González y Yonkaira Peña ganan aplausos, titulares --y muchos dólares-- como refuerzos en las principales ligas del mundo.

Bethania y Bráyelin, dos de las principales salidoras del juego, visten los uniformes del Dínamo Kazan (Rusia) y Praia Clube (Brasil), respectivamente.

La primera, una verdadera trotamundos, tiene once años haciendo mejor a los equipos que le contratan. El recorrido inició en el 2007 con las Vaqueras de Bayamón, pasando posteriormente en más de una ocasión por ligas más exigentes como las de Japón, Corea del Sur, Japón, Turquía, Rusia, Italia e Indonesia.

La mayor de las Martínez, en tanto, está en su quinto año como importada. Anteriormente lo hizo con tres clubes diferentes en Italia. El pasado año militó con el Aydin BBSK de Turquía.

La cotizada y espigada jugadora de 23 años y 6¥6 de estatura tenía varias ofertas sobre la mesa, pero optó por ir al Gigante Suramericano con el Praia Clube,

En esa nación estará por tercera ocasión la también jugadora de punta Yonkaira Peña, esta vez con Rio de Janeiro Volei Clube.

Es dueña de uno de los servicios más mortíferos y es la que con mayor fortaleza remata de las Reinas del Caribe.

Peña, de 26 años, anteriormente paseó su calidad por loa campeonatos de Perú, Japón, Turquía y Polonia.

La cuarta integrante de la selección nacional que se encuentra en el extranjero es la explosiva zurda Gaila González, quien forma parte del sexteto del Kale 1957 Spor, en la liga turca, una de las más atractivas económicamente. En la estación 2018-2019 estuvo allí con el Aydin BBSK.

La zurda de 22 años, quien se desempeña como opuesta, tuvo su primera experiencia con las Capitanas de San Juan, Puerto Rico, en la campaña correspondiente al 2016-2017.

"Las jugadoras dominicanas tienen una gran demanda. Algunas de ellas han conseguido contratos con nueve dígitos", resaltó Cristóbal Marte, presidente del Proyecto Nacional Femenino de Voleibol.

Marte recuerda que cuando el Proyecto hacía pininos en el 1991, de la mano técnica del cubano Jorge Pérez Vento, las jugadoras Mirian García y Mariluz Cruz, se convirtieron en las primeras del mismo al ser requeridas por la Liga de España.

"No voy a decir lo que le pagaron porque me da hasta pena, pero salieron a reforzar", expresó.

"Pero realmente, de ahí para acá ha llovido mucho y son muchas las voleibolistas que han salido a reforzar", puntualiza.

Marte declara que el principal problema lo confrontan cuando no le quieren pagar a las muchachas, como pasa en el baloncesto, fútbol y otros deportes.

No obstante, el también  presidente de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Voleibol (Norceca) dijo que el Proyecto asumió las deudas de las jugadoras, entre las que mencionó a Gina Mambrú, Priscila Rivera, Erasma Moreno y Gaila, porque no las quiere tener inconformes.

Puntualizó que hasta que esos clubes no salden las deudas contraídas ninguna de las integrantes del Proyecto Nacional de Voleibol Femenino, recibirá el permiso para participar en esas ligas extranjeras.

Clausula

Contrario a como ocurre en el país con el béisbol y el baloncesto, en los contratos de las chicas hay una clausula bien clara que señala que deben reportarse a la selección nacional cuando haya compromisos internacionales.

Así, por ejemplo, las cuatro vendrán el 26 de diciembre para integrarse a los entrenamientos que las Reinas tienen en el Campeonato Preolímpico que se realizará en el país del 10 al 12 de enero próximo en el Palacio de los Deportes Profesor Virgilio Travieso Soto..

Ese último día harán maleta para retornar el 13 a su ligas.

En ese clasificatorio habrá un boleto para los Juegos Olímpicos "Japón 2020" y competirán, además, las selecciones de México, Canadá y Puerto Rico.

OPINION

Reforzar ayuda en todos los sentidos

•Es muy provechoso salir a reforzar. Ayuda mucho a tener un crecimiento técnico porque una se codea con las mejores jugadoras del mundo.

Tú aprendes a ver qué hacen ellas para entrar a la cancha, su disciplina fuera y dentro de la misma.

También de estar con los mejores entrenadores. Yo tuve la oportunidad de jugar para Giovanni Guidetti, un italiano que forma parte de una familia de grandes entrenadores, que viene de generación en generación Ellos fueron los escribieron los libros de voleibol que hoy utilizamos.

Para nadie es un secreto que todas las chicas del equipo nacional que han tenido la oportunidad de reforzar han cambiado su situación económica.

Yo estuve en un equipo en Rusia que el dueño tenía una mina de oro.

Cuando teníamos buen juego nos enviaban un sobre al hotel, sin importar que algunas veces perdíamos.

En Corea, el propietario del equipo, hacía los mejores puentes de esa nación, de Japón y gran parte de Asia.

bethania2voleibol-un-producto-de-exportacion (3)voleibol-un-producto-de-exportacion (1)voleibol-un-producto-de-exportacion

  Publicado por: colon Fuente: Freddy Tapia


Comentarios...